lunes, 16 de diciembre de 2013

DE SELAYA AL VALLE DE MIERA



A la salida de Selaya, en dirección hacia Vega de Pas, hay una desviación a la izquierda que indica al Puerto de Lunada y a San Roque de Ríomiera 18 Km.

Es una carretera de sinuosas curvas en contínua ascensión a través de un paisaje espectacular, podría decirse que es una de las zonas más salvájemente bellas que tiene Cantabria.



Merece la pena parar en un mirador, a mano izda subiendo ( hay que arreglárselas para hacer la maniobra de cambio de carril con mucho cuidado), pues está pensado más para ser contemplado si haces el recorrido inverso ( de San Roque a Selaya ).


                                 Impresionantes vistas desde el  mirador

                                  Zona de parada subiendo a la izquierda

            Atrás vamos dejando localidades cercanas a Selaya como Campilllo o Bustantegua.
                         

Las características cabañas pasiegas, cercadas por  muros de piedra, son las protagonistas de estos verdes paisajes pasiegos.



Seguimos ascendiendo hasta llegar al Alto del Caracol, a 800 m sobre el nivel del mar. En este punto es cuando exclamas ¡ Dios! ¡Que belleza! ¡ Que pasada !

Alcanzado ese punto es aconsejable tomar una pista que asciende por la izquierda (un coche normal puede ir por ella, no es necesario un 4x4) y seguir no más de 300 ms, lo suficiente para contemplar una de las panorámicas mas apabullantes de Cantabria (sólo superada por los Picos de Europa...aunque puede ser cuestión de gustos).

                               Cabaña pasiega: abajo el establo arriba vivienda

Siguiendo esa pista, encontramos esta cabaña pasiega en un entorno absolutamente bucólico para un urbanita. La fachada principal de una cabaña pasiega, donde se ubica la puerta de entrada, suele orientarse al sur. La cubierta del tejado es de lajas de piedra o " lastras ", la cubierta se prolonga sobre la puerta de entrada formando un cobertizo, parte del cobertizo lo usan como pequeño corral donde tienen animales domésticos por lo que se cierra con tablones formando una barandilla.


VISTAS DESDE EL ALTO DEL CARACOL


Un paisaje espectacular el que conforman los Montes Pasiegos y sus valles formados por un antiguo glaciar. Desde aquí, en el hábitat estacional de los pasiegos del Valle de Miera, el más agreste de los valles pasiegos, podemos imaginar la dureza de "la vida del pasiego".


                      Abajo se ve la carretera que tomaremos para bajar a " La Concha "

                               Las vacas, la base de la economía familiar del pasiego

En este punto retrocedemos lo andado por la pista, para volver a tomar la carretera que nos llevará desde el Alto del Caracol, camino abajo, hasta el pueblo de La Concha. (en invierno, mucho cuidado al paso por zonas sombrías...suele haber hielo).


                                                        La Vieja Escuela

Esta pequeña localidad de La Concha, perteneciente al ayuntamiento de San Roque de Riomiera, se encuentra a los pies del Puerto de Lunada, lo que significa territorio de montaña, y soportar los rigores del invierno.

Aquí, desde hace 4 años, está abierto al público un nuevo establecimiento hostelero regentado por un matrimonio de Madrid que decidió establecerse en este lugar y abandonar la gran ciudad.

Restaurante y posada rural " La Vieja Escuela " se llama, porque ocupa precisamente las instalaciones de lo que fue la escuela del pueblo hace cincuenta años.


Junto a " La Vieja Escuela ", se encuentra el edificio de piedra de dos pisos que fue escuela en sustitución de la vieja, y que en estos momentos sirve para ubicar el " Museo de los Pasiegos "

              Al fondo, el restaurante y a la derecha los muros del " Museo de los Pasiegos "

                                        Terraza de " La Vieja Escuela "

                                       Uno de los salones de " La Vieja Escuela "
                                      
El comedor del restaurante, tiene unos grandes ventanales para poder disfrutar de las inmejorables vistas mientras degustas los exquisitos platos de la carta

                                                        Entrante de Ibéricos

                                   Queso de oveja acompañado de unas anchoas de Santoña

                                                      Cabrito y chuletillas de cabrito
                                            

Después de la comida, aprovechamos que el Museo de los Pasiegos estaba abierto para visitarlo.


Es un pequeño Centro de Interpretación que nos muestra objetos y útiles de la vida cotidiana del pasiego, casi todos relacionados con su actividad eminentemente ganadera.

La amable guía, nos comentó que este año el museo había estado abierto desde Junio y cerraban en Noviembre.

¡A quien corresponda! si la nieve no lo impide debería estar abierto todos los fines de semana y " Puentes"


                                         Objetos que forman parte de la exposición

Se puede ver el dalle ( instrumento para la siega) y el rastrillo, los diferentes cuévanos para cargar la hierba. No pueden faltar las " albarcas" para tener los pies calientes y aislados de los húmedos suelos.


   Albarcas

                                                         Ollas para transportar la leche

                                                 No podía faltar el " juego de bolos"

                         Panel expositivo con las palabras usadas por lo pasiegos

El pasiego tiene su propio dialecto, que como otros muchos está en riesgo de desaparecer. Algunas palabras propias son entre otras : lambión (goloso) jatu (jato, ternero) mancarse (hacerse daño).........


                       El cuévano para llevar al niño, elemento imprescindible de la pasiega

El museo es pequeño en superficie pero muy interesante en lo didáctico, y atendido por una pasiega muy amable.

Después del museo lo mejor es dar un paseo para adentrarse en su paisaje : cabañas, animales, árboles, riscos y la ermita, orgullo de los pasiegos.



                                         Cabaña en la Concha

                                        ricos pastos en el Valle de Miera


Al final de este paseo encontramos una ermita, escondida entre la vegetación al borde del río y junto a un pequeño puente.
                                                         Ermita del Toral



Es la Ermita del Toral, que fue construida a finales del siglo XVIII y principio del XIX. Es de planta rectangular con una esbelta torre situada a los pies y coronada por una cúpula.

Esta ermita estuvo mucho tiempo abandonada, hasta que los jóvenes del pueblo animaron al párroco a levantar de nuevo el edificio. Una vez restaurado, fue el lugar elegido para celebrar "El Día del Urgullu Pasiegu".

La fiesta del Orgullo Pasiego se celebra el primer Fin de Semana de septiembre, con un misa en esta ermita y la correspondiente romería.


De la Concha, continuamos por el puerto de Lunada, a unos pocos Kms, sólo por ver mas de cerca los impresionantes montes pasiegos, como El Pico de la Brena, y algunos saltos de agua que bajan de las vaguadas nevadas.








Hasta aquí, el paseo por La Concha. Me quedo con la vista de la construcción más característica del paisaje pasiego, la cabaña y su "patín", adosado al muro para acceder a la vivienda sin que puedan hacerlo los animales.

ESTE RECORRIDO ES ALTAMENTE RECOMENDABLE !!


No hay comentarios:

Publicar un comentario